Se le conoce como el estado de abatimiento psicológico que sufre un individuo, algo que está considerado un trastorno psiquiátrico y de génesis patológica. Si no se trata, puede terminar en un resultado muy desfavorable para el individuo.

También se le denomina “tristeza permanente”, y conlleva sentimientos de culpabilidad, impotencia y desesperanza. Los cuales llegan a ser muy intensos, a tal punto que el mismo individuo los percibe como reales.

Causas de la depresión

Una de las principales causas de este estado anímico patológico, es sin lugar a dudas la soledad. Estar solo nos puede llevar a desarrollar depresión con el tiempo, ya que el estado ascético cohíbe al individuo de poder drenar sus frustraciones con otras personas que luego puedan dar soporte emocional.

En cambio, la persona se cierra y absorbe todos estos sentimientos negativos y de abandono, transformándolos en los nuevos “pilares” de su vida. Otra causa son los traumas de la niñez; Abusos, violencia, abandono, entre otros. Que si no se tratan a tiempo, llegan a ser causas potenciales de estados depresivos futuros.

Como tratarla

Además de cultivar el odio, rechazo social y baja autoestima. Un niño debe de recibir el suficiente amor y atención para que pueda sobrellevar las cargas futuras. Es como una inversión anticipada, pero esencial en términos de salud y éxito futuro para la persona.

Si ya se sufre de depresión, lo más indicado es buscar ayuda, primeramente con familiares cercanos o amigos íntimos, los cuales puedan entender las causas y proveer la ayuda suficiente. La otra solución es buscar ayuda en expertos (Psicólogos, psiquiatras y terapeutas) que son como los cerrajeros que abren las puertas del baúl  de las emociones humanas

Y que pueden brindar soluciones profesionales, sin embargo la primera opción es la más indicada. Cabe mencionar que estudios recientes, atribuyen la depresión como resultado de una anomalía en las conexiones neuronales en un área sensible del cerebro, pero esta tesis aún está en fase de estudio.

No cabe duda que todos somos vulnerables a caer en depresión, pero siempre habrá una manera de sobrellevar las situaciones difíciles y superarlas. Incluso en los peores o traumas, es la persona la que decide si o no, continuar alimentando esa sensación. Pues la depresión está basada en la aceptación de emociones negativas.

Por ende, cada persona debe de tomar esto en cuenta cuando afronte una crisis, de lo contrario sólo lo empeorará hasta el punto de no poder retornar a un estado anímico saludable.

También es recomendable encontrar un hobbies o pasión que contrarreste los estados emocionales bajos, lo cual ha demostrado ser de mucha ayuda para las personas afectadas por esta enfermedad.

Sean deportes, arte o lectura, todos son de gran ayuda para mejorar el estado de ánimo, además es imperativo que se rodee de gente positiva, personas que lo apoyen y le inciten a seguir adelante.

Para concluir, la depresión es un problema vigente y que ha ido aumentando el número de personas afectadas con el paso de los años, y  esto debido a la falta de comunicación de los individuos con sus familiares y amigos para decirles sus inquietudes y problemas.  Sin embargo para todo problema hay una solución.

Por lo tanto la decisión es tuya, no hay manera de escapar de la desesperación o la tristeza, pero si podemos vencerlas. Todo es cuestión  de voluntad y de perseverancia hasta el final.